Teletrabajo, ¿Bien? ¿Mal? … se puede mejorar

Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Teletrabajo - situación mejorable

Por regla general el teletrabajo ha sido una modalidad de trabajo bien acogida. Así por ejemplo, en la nación de México, un tercio de la población cumple con sus obligaciones laborales de forma remota. A pesar del éxito del teletrabajo, esta forma de trabajo también ha presentado distintos inconvenientes en la salud de los empleados.

Problemas como el estrés crónico, la ansiedad y el agotamiento emocional o incluso el síndrome de Burnout han aumentado mucho más gracias a la sobreexplotación del trabajo digitalizado. Desde hace unos años México ha entrado en la lista de los lugares con mayor cansancio laboral en todo el mundo. Aproximadamente el 75% de los habitantes lo padecen; la pandemia ha sido un factor influyente.

Por esta situación, los jefes de las instituciones de trabajo deberán hacer unos ajustes en el esquema laboral que se había estado llevando. Se crearán nuevas maneras de interactuar con sus compañeros y conseguir un estilo de trabajo más agradable.

Actualmente, a causa de los grandes cambios que trajo la pandemia en el ámbito laboral, mantener una sensación de bienestar en las dinámicas profesionales es fundamental. Ya que, si no fuera así, no existiría la productividad en los empleados.

 

Teletrabajo - situación mejorable

 

¿Cómo se puede promover un ambiente funcional y placentero a la hora de teletrabajar? Estas son algunas de las mejores recomendaciones:

Apartar las presiones

Según distintos estudios que se han realizado, el problema principal del 20% de los trabajadores parte de la inminente presión por finalizar cada labor en el tiempo estipulado. Incluso cuando están fuera de sus horarios, son atacados por el temor de no cumplir con sus tareas.

Algunas de las corporaciones ya han creado espacios de trabajo preparados para manejar el tiempo correctamente. Además, también están equipados para darles soporte a las personas que, más allá de presentar agotamiento por el ritmo del teletrabajo, se ven necesitados de las herramientas para hacer efectivo el home office.

 

Cambiar las estrategias

Otro recurso importante es ajustar la manera en la que se desenvuelven las dinámicas laborales a cada empleado, es decir, hacerlas cómodas para todos. Prácticas que ayuden a los trabajadores a manejar y continuar relacionándose desde sus hogares representan efectos positivos para las empresas. Mientras el personal esté animado, los propósitos se cumplirán.

Algo que es bastante esencial es aprender a moderar el uso del trabajo desde casa, ya que se puede perder el equilibrio entre la vida personal y laboral. Esto podría reducir el rendimiento y generar más inconvenientes para la organización.

Tampoco se debe olvidar que se debe garantizar que cada quien cuente con el equipo tecnológico necesario para realizar sus tareas. Si algún colaborador se ve enfocado, no solo en cumplir sus objetivos debidamente, sino también en adquirir aquellas herramientas que no posee, su rendimiento y estabilidad emocional no serán los mejores.

 

Incrementar la socialización

Por naturaleza, las conferencias de trabajo tienden a mantener un tono bastante formal, generando un ambiente monótono. Pocas veces los resultados que se obtienen de ellas son positivos debido al acercamiento tan impersonal que hay entre los líderes y empleados.

Pero para conseguir unos mejores resultados lo mejor es una charla común, ¡como se habla entre los amigos! Temas de interés general que ayudan a reforzar el vínculo interno.

También pueden ser conversaciones individuales, puesto que no todas las personas comparten los mismos estilos para desenvolverse, por ende, la retroalimentación podría verse obstruida. Además, al darse el contacto de forma separada, los trabajadores se sienten en un ambiente más personal y confiable para tratar algún tema.

 

Aprendizaje

Trabajar desde el hogar puede hacerse o muy sencillo para algunos o casi imposible para otros. Lo último suele suceder a causa del ambiente familiar, los inconvenientes personales y técnicos, incluyendo la carga emocional que esto trae para el trabajador.

Por este motivo, las instituciones deberán aceptar que la adaptación y el desarrollo serán diferentes en cada colaborador, por lo que requerirán de estrategias apropiadas de capacitación para obtener los efectos deseados.

 

Organización

El desorden provoca que un espacio home office, que casi siempre es un espacio reducido, parezca aún menor, y desempeñar cualquier tipo de trabajo se vuelve caótico. Por eso, mantener la organización es un consejo que siempre debe estar presente.

Cuando el área de trabajo está despejada, la mente puede actuar con más claridad. Para conseguir que suceda hay que deshacerse de objetos que no sean necesarios. Hay que asegurarse de que todo tenga un lugar correcto, y que siempre esté allí, y retirar cualquier artefacto que obstruya el ambiente.

En cuanto a los objetos que son requeridos, más no son de uso diario, se pueden utilizar cajones para tenerlos en orden. Agruparlos por categoría facilitará encontrarlos en el momento que se necesitan; así es más sencillo recordar en qué lugar está todo.

 

Ir despacio

Trabajar en exceso jamás será la solución. Se debe recordar que sin importar que se esté trabajando desde casa debe ser asociada con la oficina. No es necesario cumplir las mismas horas de labor en el hogar. De la misma manera que distraerse mucho puede ser malo, no encontrar tiempo para descansar también lo es.

No deben ser dejadas de lado otras ocupaciones, como ejercitarse y alimentarse adecuadamente. Con la mente y cuerpo sano, se podrán entregar excelentes resultados, manteniendo un ritmo cómodo.

Si se necesita ayuda para acoplarse a la rutina, no está mal pedir ayuda. Nunca se sabe si un colega atraviesa la misma situación, y así poder apoyarse mutuamente.

Lo que sucederá más adelante en cuanto a la salud de los empleados de todo el mundo es incierto por los momentos. Sin embargo, sí se puede tener certeza de las actividades laborales que llevamos a cabo en nuestros hogares, de cómo nos desenvolvemos e interactuamos con el resto de la sociedad.

Queda en manos de cada trabajador decidir cómo desarrollará sus prácticas de trabajo, si estas logran beneficiar a la empresa y a su persona y si causarán un efecto positivo en sus tareas. Esta es una época de cambios, ¡es momento de cambiar para proteger nuestra salud!

 

¿Cuál ha sido hasta ahora tu experiencia con el teletrabajo?
¿Ha ido todo bien o piensas que podría haber ido mejor?

Facebook
Twitter
LinkedIn
Reddit
Tumblr
Mix

Últimas noticias

Espacios de coworking...

En el foro se habla de...