El Gobierno de España pide a administraciones y empresas que teletrabajen para ahorrar energía

Compartir en Twitter
Facebook
LinkedIn
El teletrabajo como medida contra la crisis energética

Recientemente hemos notado un gran cambio de postura del Gobierno español en relación al ahorro energético para el país. A todas las nuevas leyes, se le suma una solicitud hecha por Teresa Ribera, vicepresidenta tercera, en la cual pedía a grandes empresas y administraciones públicas que dieran mayor importancia al teletrabajo.

Las declaraciones sonaron en todo el país, siendo atendidas en su mayoría por aquellos dueños de empresas interesados en reducir su costo energético. Pero ¿Realmente se logra ahorrar algo al priorizar el teletrabajo? ¿La solicitud tiene sentido? Vamos a analizarlo…

Preocupación

El Gobierno solicita darle prioridad al teletrabajo en grandes empresas y Administración Pública

A inicios del mes de agosto, Teresa Ribera hizo pública su solicitud para las grandes empresas y administración de que ahorren energéticamente haciendo uso del teletrabajo. La solicitud en cuestión está bien fundamentada, dando a entender que el trabajo remoto puede ser una gran solución para las empresas. No solo el ahorro energético, las empresas podrán optimizar mejor sus espacios y el tiempo de los trabajadores.

Los puntos principales de esta solicitud se basan en la comodidad para el trabajador y la disminución de gastos para las empresas. Primero, los horarios, estos pueden ser más enfocados al trabajo, al ser reducidos y en casa, se podrá obtener un mejor rendimiento. Segundo, el gasto que supone dirigirse a las oficinas, bien sea en autobús, motocicleta o vehículo, además, el tiempo que dicho traslado consume.

En líneas generales podemos comprender la intención del Gobierno, de querer entrar en una situación ganar-ganar para estas empresas. Además, funcionaría como un complemento de las nuevas leyes que impuso el gobierno para contribuir al ahorro energético, algunas con polémica, como la que prohíbe a los locales mantener sus luces encendidas después de las 22:00 horas.

Desde nuestro punto de vista, es cuestión de tiempo para que nos vayamos adaptando a una modalidad de trabajo diferente. Lo vivimos durante la pandemia, una situación que nadie esperaba pero, que todos supimos llevar, trabajando desde casa sin problemas. ¿Veremos una mejora en cuanto al rendimiento laboral? ¿Se obtiene realmente un ahorro? Esto lo iremos analizando a continuación.

Teletrabajador feliz

¿El teletrabajo supone un ahorro verdadero?

Tras oír las declaraciones de la vicepresidenta tercera, podemos suponer que sí, el teletrabajo supone un ahorro energético. Aunque, esto tiene ciertos detalles que debemos ir desglosando, ya que, el teletrabajo para las grandes empresas si puede ser un cambio positivo, pero, para los teletrabajadores puede ser lo contrario.

Debemos entender que este tipo de medidas se encuentran aún en un estado muy prematuro, con la inclusión del teletrabajo muy recientemente. De igual manera, en el afán de reducir el consumo energético, puede ser que no se esté recomendando lo más idóneo. Vamos a analizar la pregunta ¿El teletrabajo supone un ahorro verdadero?

Desde el punto de un trabajador, pasar de estar todo el día en una oficina, a tener que trabajar desde casa puede alterar drásticamente su estilo de vida. Primero que nada, ahora debe amueblar un espacio para que pueda trabajar cómodamente, en el tema energético puede incluirse ventiladores, aire acondicionado o calefacción. Esto ya es un gasto mayor para el trabajador.

De la misma manera, ahora debe planificar un horario para cocinar en casa, con el gasto en tiempo y energía que eso supone. En algunos casos puede presentar un ahorro, si analizamos que una buena parte de los trabajadores suelen comer en bares y restaurantes cercanos a la oficina. En este punto nos encontramos en una línea muy fina, por lo que no podemos dictaminar si será beneficioso o perjudicial.

Lo que si puede cambiar drásticamente es el consumo energético en casa, al tener que utilizar una computadora y artículos de oficina como impresoras, fotocopiadoras, etc. Claro está que el trabajador verá una diferencia en su factura de la luz, a comparación de cuando trabajaba en la oficina. Acá es cuando el gasto se transfiere, no se reduce, la empresa ahorrará, pero el trabajador será quien asuma todo el gasto.

Como punto positivo tenemos la flexibilidad en horarios, que debe ser bien administrada por el teletrabajador. En general, el teletrabajo resulta algo con mayor enfoque si podemos preparar nuestro entorno, evitando distracciones como la TV o los smartphones. Dependiendo del tipo de exigencias a cumplir, si un horario o resultados, será el trabajador quien decida cómo administrar su tiempo.

Otro de los puntos a resaltar es el ahorro en tiempo y dinero que suponen los traslados, esto no lo vamos a omitir. El gasto en transporte público, taxis o gasolina para nuestro coche puede ser una renta fija que debemos asumir al ir a trabajar. Con el teletrabajo, estos gastos se verán disminuidos drásticamente, dándonos aún más tiempo para trabajar o descansar.

¿Será obligatorio el teletrabajo para las grandes empresas y Administración?

De momento no, las declaraciones hechas por Teresa Ribera fueron a modo de sugerencia. Aunque, con las medidas que está tomando el Gobierno para reducir el gasto energético, puede ser que en la medida de lo posible, se solicite cierto porcentaje de trabajadores de forma remota. Todo esto en un futuro, claro, donde se puedan debatir de mejor manera los verdaderos beneficios de esta normativa.

Las grandes empresas han aprendido bastante con la pandemia, conociendo qué puestos son delegables al teletrabajo. De esta manera, la adaptación por parte de sus trabajadores a este aspecto será menos forzosa, siendo inclusive ventaja para algunos. Como hemos repasado en todo el artículo, no puede ser bueno para todos.

Solo nos queda estar al pendiente de cómo avanza esta solicitud, que medidas toman las empresas y cómo se ejecuta. Momentáneamente, todo parece apuntar a que tendremos oficinas con menos personas, reduciendo gastos en los edificios, siendo beneficioso para todo el país.

Te invitamos a analizar bien la situación y definir tu postura ¿Te parece bien esta solicitud? ¿Te parece un avance para el ahorro energético? Parece que con todo esto tendremos un buen debate entre colegas.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Reddit
Tumblr
Mix