El 25% de los empleados renunciará a su puesto sí la modalidad de teletrabajo es eliminada

Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Mujer teletrabajando

Antes del covid-19, el teletrabajo a nivel mundial no estaba muy desarrollado. Sin embargo, la situación pandémica ha revolucionado el mundo empresarial sin planificación alguna. Uno de los principales ejemplos de ello  es el incremento en el porcentaje de organizaciones que recurren al trabajo a distancia.

Los trabajadores que han ejercido el teletrabajo ya presentan cierta preferencia por estas medidas, ya que para ellos es más cómodo trabajar de esa forma. Dicha inclinación es reflejada en una encuesta de Personio que indica que 1 de cada 4 trabajadores renunciaría a su puesto si se elimina el trabajo a distancia.

 

La flexibilidad para los empleados

Uno de los aspectos que más toman en cuenta los trabajadores para determinar la calidad del empleo, es el nivel de flexibilidad laboral ofrecido. Dicho factor se ha incrementado en el último año, debido a la adopción del empleo a distancia y el establecimiento de jornadas laborales flexibles.

De acuerdo a la encuesta, más del 42% de las empresas en España, han ofrecido la posibilidad a sus trabajadores de trabajar desde casa. También indica que una gran porción de los trabajadores se ha visto arropada por las medidas.

Para los empleados, trabajar a distancia supone ciertos beneficios, ya que se evita el desplazamiento a los lugares de trabajo habitual. Cuentan con un mayor control de su tiempo, pudiendo dedicar fracciones del día a otras actividades que antes no podían.

Tales razones son suficientes para desear que no se elimine la nueva forma de trabajar. Aunque al principio les fue difícil adaptarse, con el tiempo ya se han acostumbrado a trabajar de una manera más flexible.

Por otra parte, solo un 27% de los trabajadores españoles indican no haber gozado ninguna medida de flexibilidad a raíz de la pandemia. Esa cifra puede deberse al tipo de trabajo que realicen los empleados o a la falta de recursos digitales de las empresas.

 

Satisfacción de los empleados en España

La adopción de medidas flexibles de parte de las empresas buscando proteger a los trabajadores del covid-19, sin descuidar su productividad, ha sido beneficiosa.

Acoger nuevos lineamientos ha permitido que un 62% del personal de empresas españolas se encuentren satisfechos con su empleo. El indicador compite con un 14% de insatisfacción. Aunque no es inferior a un 10%, sigue siendo bastante bajo.

 

Diferencias de género en la digitalización

Sí bien es cierto que tanto hombres como mujeres han podido aprovechar diferentes facilidades, se encuentra una diferencia entre lo recibido por cada uno. Se pueden destacar algunos de los puntos en los que se ha encontrado una diferencia:

Capacitación digital:
Según el informe, se puede constatar que un 42% de los hombres recibió capacitación para teletrabajar. Las mujeres por su lado recibieron menos apoyo, ya que un 37% asegura haber recibido alguna capacitación en teletrabajo.

Dotación de equipos y herramientas digitales:
Adaptarse al mundo digital, significa para las empresas el dotar de los equipos que requieran sus trabajadores para llevar a cabo el teletrabajo. Aunque podrían utilizar equipos propios, no siempre cuentan con ellos.

Es un factor donde se encontró una diferencia, ya que 34% de los hombres recibió equipos para trabajar frente a un 29% de las mujeres.

 

Avances del teletrabajo en España

En los últimos 10 años, España no era objeto de un gran crecimiento en la incidencia del trabajo a distancia. De hecho, para 2019 existía solo un 5% de los trabajadores activos utilizando el teletrabajo. La regulación legal del mismo tampoco contaba con grandes avances, por lo que para las empresas dicha modalidad no llamaba mucho la atención.

Ante un gran confinamiento, las empresas españolas se vieron en la necesidad de mantener las actividades productivas sin colocar en riesgo a sus empleados. Fue así como muchas optaron por la realización del trabajo a distancia, cambio que anteriormente no se veía posible.

 

Nueva regulación del teletrabajo

La normativa legal española ha sido objeto de muchos cambios durante la pandemia y el teletrabajo no se ha escapado de ello. Los niveles de crecimiento que ha tenido obligaron a la creación de nuevas normas, que aplican tanto para las empresas como para los trabajadores.

El 21 de septiembre del 2020, fue publicado un acuerdo en el marco de la función pública que regula el empleo a distancia en su artículo 47. Además, se publica el Real Decreto Ley 28/2020 el 22 de septiembre del mismo año. Dicho decreto es ahora la norma oficial del trabajo a distancia en España.

La nueva normativa ha dejado en relevancia algunos de los aspectos que se tomaron en cuenta como son:

  • Las personas que realicen empleo a distancia de forma esporádica no estarán sujetas a la norma, sino quienes lo realicen de forma regular.
  • Su adopción debe ser producto de un acuerdo entre el empleador y el trabajador. No puede ser impuesto por la empresa ni de libre elección del trabajador.
  • No es una forma de trabajo permanente, por ello se puede revertir y sustituirse por la forma habitual.

 

Un nuevo camino de digitalización

Definitivamente, el covid-19 reorganizó a las empresas y a su manera de trabajar de forma positiva. Para el tercer trimestre del 2020, el sector empresarial mostró una mejoría en su productividad debido a las nuevas medidas adoptadas. Es un crecimiento que al principio de la pandemia las empresas españolas no hubiesen pensado.

Es necesario considerar la adaptación al mundo digital ante los innegables avances tecnológicos que se tienen día con día. Se permite así no solo tener un crecimiento económico, sino ofrecer mejores condiciones laborales a los trabajadores.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Reddit
Tumblr
Mix

Últimas noticias

Espacios de coworking...