Qué hacer para que tus empleados remotos contribuyan al rendimiento de tu empresa

Compartir en Twitter
Facebook
LinkedIn
Emprendedor - Equipo de trabajo

Ya no es un secreto que la cultura corporativa ha sufrido varios cambios, especialmente en los últimos años. ¿Qué supone dicho cambio? La realidad es que han aparecido varios obstáculos para la dirección efectiva de una compañía. El mantener un buen liderazgo en la distancia se ha convertido en todo un reto para el patrón.

Anteriormente, la asistencia presencial de parte de los empleados permitía una comunicación fluida y una supervisión constante. ¿Qué pasará ahora? Se ha cambiado el método tradicional por el virtual, una modalidad llamada: Teletrabajo.

Desafíos comunes

La forma de trabajar se ha transformado considerablemente, muchos jefes se preguntan cómo manejar al equipo en condiciones de trabajo diferentes a las habituales. Por otro lado, los empleados se cuestionan la adaptación a los nuevos estilos y las peculiares herramientas.

La desconfianza” es uno de los factores más influyentes en la implementación de la modalidad home office. Debido a las circunstancias se han perdido la conexión social y el espíritu de trabajo en equipo para lograr objetivos. Algunos dudan antes de poner en marcha este programa porque además, temen perder el control del personal.

Otros, se aferran a toda costa a la tradición corporativa y a los ideales más antiguos. Se debe aceptar que actualmete los buenos resultados dependen de ajustarse a las nuevas actualizaciones. Toda creencia cumplió su propósito en cierto momento y lugar, siendo necesario sustituir las anticuadas normas que ahora tienen poca utilidad.

Eso de “el éxito se deriva de la permanencia en la oficina” se ha convertido en una teoría sin fundamento. La efectividad de un empleado no está ligada a la duración de su presencia en el centro donde se desempeña. El rendimiento de un buen trabajador se define por los valores producidos y la ejecución responsable de sus actividades laborales.

Pautas para administrar los equipos de teletrabajo

No tengas miedo de implementar esta modalidad, de hecho, puede ser lo que tu empresa necesita para subir de escalón. Aunque, no la impongas como regla si a tus empleados no les es posible adaptarse a ella. Evalúa primero si tu personal tiene de forma individual las condiciones propicias para hacer teletrabajo, y si no debes generarlas.

Luego, analiza al equipo de forma colectiva y pregúntate si son más eficientes estando juntos o separados. Algunos empleados son más fructíferos cuando tienen compañeros  cercanos con los que pueden intercambiar ideas y estrategias. Es necesario que examines que es lo que más le conviene a tu empresa y a tus trabajadores.

Tus decisiones determinarán la productividad de la compañía o por otro lado pueden afectarla de manera negativa. En la mayoría de los casos, es posible que los empleados se ajusten al teletrabajo sin demasiados inconvenientes. Eso sí, asegúrate de que los involucrados para esta modalidad tengan la capacitación necesaria para llevarla a cabo.

Aptitudes que definen a un buen Teletrabajador

Valora el perfil de tu trabajador, cuáles son sus habilidades, cómo es su personalidad y su desenvolvimiento. ¿Es independiente? ¿O necesita consultar cada paso que da? Si no tiene autonomía, su productividad será escasa. Si el empleado es novato y no conoce bien los procedimientos, requerirá seguir aprendiendo de sus compañeros.

Mide su fortaleza de carácter, si es conflictivo, trabajar remotamente reforzará el problema en vez de solucionarlo. Algunos usan este método para huir de la atmósfera oficinista, esa es una señal de peligro, así que, atento. Básate en la antigüedad  y en la experiencia que tiene ¿Es responsable? ¿Entrega sus tareas de manera puntual?

Qué debe hacer un leader

Qué debe hacer el/la lider

Haz lo posible por estar al día con las leyes que regulan el teletrabajo para que las pongas en práctica. Lleva un registro frecuente y sistemático  de las actividades y el horario de jornada laboral de tus empleados. Varía periódicamente  la planificación  y entrega de las asignaciones que tengan que ejecutar a distancia desde el domicilio.

Sé equilibrado y organiza visitas esporádicas a la oficina, a fin de que el personal trabaje en unidad. La presencia de los empleados servirá para determinar qué tareas se pueden realizar remotamente y cuáles no. Los diferentes puntos de vista que se exponen con libertad entre compañeros ofrecen soluciones a obstáculos comunes.

El trabajo a distancia puede limitar la supervisión del patrón, aunque no es excusa para negar a otros el reconocimiento. Agradece siempre la contribución de tu personal por más pequeña que sea y  felicítalos por su labor. Aunque cumplan su jornada fuera de la empresa, estos deben sentir que siguen siendo parte de ella.

¿Cuántos días deben Teletrabajar tus empleados?

Esto queda a tu criterio, realmente no existe una regla ideal de frecuencia estándar para poder aplicarla. Sin embargo, es apropiado considerar que según las estadísticas una práctica parcial es mucho más efectiva que una fija. Al fin y al cabo, lo más importante es que el teletrabajo ofrezca flexibilidad personal y profesional.

Dependiendo de las circunstancias, algunos solo tendrán que trabajar a distancia un mínimo de 40 días al año. En casos excepcionales el tiempo será prolongado, así que, si cumples con las reglas, tu empresa alcanzará un nivel superior.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Reddit
Tumblr
Mix