¿Sabes lo que es el Teletrabajo? Aquí te lo cuento todo

¿Qué es el teletrabajo? ¿Cuándo apareció el teletrabajo y por qué? ¿Cuántos tipos de teletrabajo existen? ¿Qué necesito para teletrabajar?
Compartir en facebook
Compartir en Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Mujer teletrabajando en casa

Palabra o actividad que actualmente está en auge: TELETRABAJO

Así es, a raíz de la pandemia decretada en todo el mundo y la aparición y propagación del coronavirus o COVID-19, nos vimos obligados a un confinamiento voluntario o en algunos casos obligatorio.

El Teletrabajo ha recobrado una importancia y empuje importantísimo.

Y digo recobrado porque, aunque muchos no lo saben o lo desconocen: el Teletrabajo, o trabajo desde casa, no es algo tan novedoso como muchas personas creen.

De este modo, ya desde los años 70 se acuñaba el término que surgió como una propuesta para aprovechar el nacimiento y auge de las telecomunicaciones, reducir la movilidad, optimizar los recursos naturales no renovables y proteger el medio ambiente.

Esa es la razón del título de nuestro artículo, porque ya hace más de 5 décadas que el concepto y la idea de Teletrabajo existe.

Solo que ahora, dadas las circunstancias, se ha convertido en la mejor alternativa para sortear la pandemia y mover la economía y otras muchas actividades, como las académicas, por ejemplo.

¿Qué es teletrabajo?

La definición del teletrabajo según la Organización Internacional de Trabajo (OIT) es la siguiente:

El Teletrabajo es una forma de trabajo en la cual el mismo se realiza en una ubicación alejada de una oficina central o instalaciones de producción. Se separa así al trabajador del contacto personal con colegas de trabajo que estén en esa oficina y donde la tecnología hace posible esta separación facilitando la comunicación.

Juan Pérez

Orígenes del teletrabajo

Como te dije antes, en los años 70, un físico norteamericano llamado Jack Nilles, comenzó a idear una forma de optimizar los recursos no renovables que sufrían una crisis, especialmente el petróleo. 

Una de esas maneras en la que pensó Nilles para ahorrar energía fue que “el trabajador no fuera al trabajo, sino que el trabajo fuese al trabajador”, es decir, a su casa.

De esa manera se disminuiría la movilidad, se ahorraría en quema de hidrocarburos fósiles e infraestructura y se protegería el medioambiente. Su idea la bautizó con el nombre de “Telecommuting”. 

No obstante, esta no prosperó con la fuerza que él y muchos esperaban, dado que las tecnologías no se habían desarrollado ni masificado con la potencia que comenzarían a hacerlo dos décadas más tarde.

Es así como el Teletrabajo quedaría postergado a la espera de la masificación tecnológica para comenzar a desarrollarse plenamente y de manera copiosa.

A mediados de los años 90 y con más fuerza a partir del siglo XXI, y gracias al advenimiento, propagación y desarrollo del Internet, así como de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), la humanidad comenzó a disponer de herramientas para desarrollar de forma óptima y ampliada el teletrabajo.

Es cierto que el trabajo a distancia ya desde hace algún tiempo viene implementándose sobre todo de manera individual.

Es realizado por profesionales que prestan sus servicios en diversas áreas, como los freelancers y algunas empresas internacionales como Siemens, IBM y Laboratorios Roche.

Esto es tan solo la mención de algunas de ellas, todavía en muchos países, incluyendo España, existen empresas son reticentes a implementar el teletrabajo como sistema laboral.

Mujer teletrabajando en casa

Pandemia: un impulsor imprevisto del teletrabajo

Así es, la pandemia decretada a raíz de la aparición del coronavirus o Covid-19 ha llevado a que millones de empresas, antes reacias a establecer el teletrabajo dentro de sus políticas laborales, hayan tenido que echar mano de este para evitar una crisis mayor o un colapso en sus actividades.

Podemos decir que entonces, con el confinamiento obligatorio y voluntario que nos hemos visto en la necesidad de asumir, se ha acelerado la implementación del teletrabajo como sistema de desempeño laboral.

Distintas empresas se han visto amenazadas a asumir el trabajo a distancia como alternativa para el logro de muchos de sus objetivos laborales.

Probablemente, esta era la oportunidad que tanto trabajadores como empresas estaban esperando para poner a prueba este sistema que, todo parece indicar, es súper efectivo y beneficioso, tanto para la empresa como para el trabajador. 

Sin embargo, vale destacar que es imprescindible, para que se cumpla con las metas, establecer un mínimo de requisitos que hagan posible y de forma óptima el cumplimiento de los objetivos laborales.

Tipos de Teletrabajo

A continuación, haremos una clasificación del teletrabajo según el sitio en el que se realiza. Normalmente, se piensa que para teletrabajar se realiza estando solo desde casa y no es así.

Ciertamente, hay algunos trabajos que por sus características son remotos y no se hacen desde casa, como los corresponsales periodísticos, por ejemplo.

También pueden realizarse desde algunos centros de trabajo compartido, como los coworkings, acondicionados especialmente para realizar teletrabajo.

Y, por supuesto, el más común, que es el teletrabajo doméstico o desde casa.

Lo importante sobre el teletrabajo

¿Quieres saber cuál es el kit inicial para comenzar a teletrabajar?

Teletrabajo itinerante

Como ya dijimos es el que, por sus características, no se realiza en una oficina física, sino fuera de ella. Por ejemplo un reportero de guerra o un periodista audiovisual.

Teletrabajo desde casa o “Home Office"

Este es el más común y se refiere al trabajo que con las condiciones básicas necesarias (acceso a internet, wifi, diferentes dispositivos y TIC) se realiza desde casa. 

Teletrabajo en Coworkings

Es el que se realiza total o parcialmente en centros de trabajo compartidos y acondicionados para ello.

Allí el trabajador cuenta con todas las herramientas mínimas necesarias, cómo impresora, escritorios de trabajo, internet, cocina, lavabo, e incluso aire acondicionado o calefacción.

Ventajas del teletrabajo para el trabajador

Adaptabilidad

Economía

Rendimiento

Inclusión

Competencia

Salud mental

Una de las razones por la que la mayoría de las empresas eran o son reacias a fomentar el teletrabajo es porque piensan que es una medida perjudicial.

Las empresas creen perder esa función controladora, casi tiránica que lejos de favorecer la productividad y la calidad, en muchos casos es todo lo contrario.

En efecto, está más que comprobado que un trabajador feliz, que trabaja a su gusto y a su ritmo rinde muchísimo más y está más satisfecho que uno que está sometido a la incesante presión del control.

Es por eso que a continuación te presentamos todas las ventajas que ofrece el teletrabajo, no solo para el trabajador sino también para las empresas.

Adaptabilidad

Las empresas que se adaptan fácilmente a los cambios y a las diversas situaciones o circunstancias, son las más propensas a obtener el éxito.

El teletrabajo le concede un gran grado de ductilidad no solo a la empresa sino también al trabajador, puesto que, al trabajar en casa, y, por lo tanto, ser más independiente, puede compaginar mejor su vida laboral con la familiar, pero sin dejar de ser productivo.

Economía

Con el teletrabajo se optimizan los recursos y se ahorran grandes gastos para la empresa y el trabajador.

La empresa ahorra no solo en infraestructuras, sino también en servicios (energía, internet, agua, etc.). Por su parte el trabajador ahorra en tiempo y movilización. Si tiene coche, ahorra en gasolina o transporte público. Desde nuestra opinión hay otro ahorro importantísimo que podemos denominar “relacional” o “emocional”.

Al no haber ese contacto y control permanente “face to face”, probablemente ambos, empresa y empleado, ahorran en disgustos, confrontaciones, malas caras y comentarios.

Rendimiento

Las condiciones que propician el teletrabajo para el trabajador aumentan su rendimiento. Efectivamente, trabajar desde casa, con un rango de autonomía e independencia mayor crea una sensación de responsabilidad y compromiso superior en el trabajador que lo lleva a ser más responsable y productivo.

En ello tiene mucho que ver el ambiente más positivo y de bienestar que suele producir trabajar desde casa o de forma remota. Un trabajador feliz se siente más motivado y predispuesto a aumentar y mejorar su rendimiento.

Y aquí te dejo un resumen de las mejores webs de empleo para encontrar teletrabajo.

Inclusión

Una persona con una discapacidad motora o que viva en otro país tiene más posibilidad de obtener un empleo en la empresa de sus sueños gracias al teletrabajo.

En este caso nuevamente se benefician tanto la empresa como el trabajador. El motivo es simple, es porque la empresa puede aumentar el rango de los perfiles para llenar vacantes y un trabajador con discapacidad, o que vive en un lugar remoto.

Por otro lado, también puede acceder a un sitio en el que, en otras condiciones sería muy poco probable por no decir imposible.

Abre las puertas de la organización a un amplio abanico de perfiles que en otras circunstancias, ya sea por situaciones personales, discapacidades o dificultad de movilidad geográfica, no podrían incorporarse a un puesto de trabajo en la empresa.

Competencia

El teletrabajo fomenta la competencia y nuevamente salen ganando tanto la empresa como el trabajador. Al haber innumerables ofertas en todo el mundo de personas idóneas para un trabajo, la empresa puede escoger aquella que tenga un mejor perfil, según sus necesidades, tanto en formación y experiencia como en costo.

Por su parte el trabajador puede aumentar sus ganancias al no estar atado a una sola empresa, sino cumplir el mismo rol para diferentes empresas.

Salud mental

El teletrabajo a veces, ayuda a los trabajadores a mantener una estabilidad emocional más equilibrada.

En el trabajo se sufre mucha presión y estrés, en casa, en un hábito de confianza y seguro, es mucho más fácil controlar estos picos de estrés que a veces, se sobrealimentan con los picos de estrés de los compañeros o incluso jefes. 

Conclusión

Como has podido comprobar, el teletrabajo no es algo que se ha “creado” o “nacido” tras la pandemia mundial que hemos abordado. 

Estamos hablando de algo que ya nació hace muchos años y que ahora, es su momento de protagonismo. 

Aunque es cierto que muchas empresas aún no quieren adaptarse a esta metodología, probablemente sea cuestión de tiempo que el teletrabajo se comience a normalizar, que los coworking se llenen de personas con ganas de crear y de fomentar este nuevo método de trabajo. 

Esperamos que te haya gustado este artículo tanto como nos ha enamorado a nosotros a la hora de redactarlo. 

Germán

Germán

Compartir en facebook
Compartir en Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn